jueves, 2 de agosto de 2007

Chamuyar es un arte


Las mujeres ocupan un lugar importantísimo en nuestras vidas. Para algunos, todo gira alrededor de ellas; para otros, sirven apenas para pasar un rato. Están quienes las eligen para pasar el resto de sus vidas y quienes las van cambiando. La necesidad y obsesión del hombre por el sexo opuesto y el constante deseo de llamar su atención, son fenómenos sociales.

Estar caminando y buscar esa mirada cómplice de la mujer desconocida que nos cruzamos en la calle, nos pasa a todos. ¿Que estará pensando ella? Quizás nos desvista con la mirada como lo hacemos nosotros , o tal vez, ni nos registre. Nunca lo vamos a saber. Sí podemos probar, intentar, jugar nuestras cartas para seguir caminando por la vida con la conciencia tranquila y con la seguridad que hicimos todo lo posible para lograr nuestro cometido. Si no nos fue bien, no pasa nada, pero estemos seguros que no haya quedado ningún “tirito” por tirar. Siempre nos vamos a encontrar con una más linda, más inteligente, más mujer. Cuando pensamos que nos enamoramos de la chica más hermosa, salimos a bailar y vimos a otra. Cuando nos cortó nuestra novia y creímos que nunca más ibamos a encontrar a alguien como ella, conocimos a una igual de dulce e inteligente, pero con el doble de tetas y con el culo todavía más parado. Ninguna relación es el fin del mundo ni un rechazo es un fracaso. Todo servirá para aprender y no volver a cometer los mismos errores.

Muchos tienen miedo a hablar con la mujer que tanto desean, miedo al rechazo o simplemente timidez. ¿Quién no sintió mariposas en la panza alguna vez? Pero todos necesitamos de una chica que piense en nosotros, que nos den unos besos, una agradable compañía, o simplemente una disponible, para cuando tengamos ganas… Hay mujeres fáciles, histéricas, rápidas, interesadas, vuelteras, pesadas…para todos los gustos.

La conquista es, sin duda, lo más importante, o “el chamuyo”, como prefieran llamarlo. La primera impresión es clave. ¿Cómo hacer para que la chica se detenga a hablar y no siga de largo? Obviamente no hay nada universal ni infalible en el tema. Lo que sí hay son algunos trucos o comentarios que suelen caer bien; lo natural, lo cotidiano, el buen humor, lo no forzado, el chascarrillo, lo apropiado, lo no desubicado.

¡Empecemos contando nuestras experiencias! En la calle, en la facultad, en el tren, en el colectivo, en el boliche, en el trabajo, en un semáforo... Cada uno tendrá técnicas diferentes. La intención es compartirlas, aprender y reirnos de nosotros mismos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Escuchate este: Me hice imprimir tarjetas personales como productor de eventos. Las repartía en los boliches y las chicas despues llamaban interesadas buscando laburo. Las entrevistaba y si bien despues se daban cuenta de que todo era una truchada, era un buen motivo para llevarlas a mi oficina. A algunas les caía bien y me las garchaba ahi mismo, otras me puteaban y se iban, jeje. Me sirvió bastante... Julio

facubernath dijo...

jaja buena táctica Julito. Para tenerla en cuenta. Saludos!

Cesc dijo...

¿¿Donde se dirige esta chica?? jaja
Abrazo facka
Suerte en este proyecto

Anónimo dijo...

julio mira q te pueden hacewr juicio por q chantaje

cuidate