jueves, 20 de diciembre de 2007

Mi teoría sobre la amistad entre el hombre y la mujer


Pensaba en mis amigas, me las imaginaba una por una, en diversas posiciones y en situaciones varias. Que difícil es tener amigas mujeres, pero que lindo a la vez. Siempre es buena una opinión del sexo opuesto, un comentario, una observación, un consejo. Poder confiar en ella, conocer a las amigas, contarle tus éxitos y fracasos. Coquetear un poco tampoco viene mal…pero ¿En que momento, una amiga, se puede transformar en una dada? La amistad entre el hombre y la mujer, que tema profundo, difícil… ¿Existe? Yo creo que sí. ¿Se le puede dar a una amiga? También pienso que si. ¿Y se puede seguir siendo amigos después de esa dada? ¡Claro que sí! Lo importante es no confundir las cosas, es ahí cuando la amistad se rompe. En el momento que una de las partes empieza a sentir cosas por el otro, la amistad desaparece, y son otros los sentimientos que toman protagonismo. No necesariamente tiene que haber atracción y ganas de darse en una amistad, pero si la hubiera, ninguno tiene porque enojarse u ofenderse. La relación puede seguir perfectamente, aún sabiendo que el otro/a le tiene ganas. Ganas no es amor, sino pasarla bien, divertirse, no más que eso. ¿Un rebote puede romper una amistad? Creo que no, todo debe seguir igual, no es la muerte de nadie, la vamos a seguir tratando como antes y mirando de la misma forma. Todo depende de las intenciones de las partes. Una declaración de amor seguramente cambie la relación, pero para que eso no pase las cosas deben estar claras desde un principio.

“La amistad es cualquier tipo de relación* donde el amor no tome protagonismo”

*Entiéndase una relación de compañerismo, confianza, buena onda.

Hete aquí mi teoría, espero comentarios a favor y en contra. Testimonios y experiencias también serán bienvenidas.

lunes, 10 de diciembre de 2007

¿Con que preguntas empezar? (I)


Haciendo referencia al pedido de un lector, sobre que hablar con las mujeres cuando recién las conocemos, me gustaría enumerar una serie de preguntas que nunca pueden faltar en una primera charla, algunas algo comunes y otras no tanto.

Después de haber roto el hielo, tenemos que empezar por saber quién es ella, son preguntas de rutina:

¿Cómo te llamás? ¿Edad? ¿Estudiás? ¿Trabajás? ¿De que? ¿En que año estás? ¿De donde sos? ¿Salís siempre por acá? ¿Qué música escuchás? ¿Te gusta algún deporte?

A partir de sus respuestas vamos a encaminar la charla por donde más convenga. Partiendo de dichas preguntas y dependiendo de los gustos de la chica, vamos a tocar ciertos temas más en profundidad. Es importante estar bien informado, o aparentarlo, para poder mantener una conversación fluida, tanto con una chica que estudia ciencias exactas como con una que estudia ciencias sociales; tanto con una fanática de los Roling Stones, de la cumbia o de la música electrónica. El contexto al momento de haber iniciado la charla, juega un rol fundamental; por Ej. Si observamos una chica sentada a un costado, aburrida y seria, preguntémosle que le pasa y a que se debe su seriedad ¿Mal de amores quizás? Obviamente hagámoslo con una sonrisa, tomándonos con humor la situación, desdramatizando el momento.

¿Con que preguntas empezar? (II)


Siguiendo un poco con las preguntas sugeridas, a medida que vayamos tomando confianza, la temática puede cambiar:

¿Cómo te llevás con los hombres? ¿Muchos pretendientes? ¿Tu última vez en el amor? ¿Muchos novios en tu vida? ¿Cómo te portás cuando salís a bailar? Busquemos confianza y complicidad. Hablémosle al oído, busquemos el roce.

Tomemos nosotros las riendas del diálogo, ya que generalmente no es la mujer quién pregunta. A partir de cada respuesta suya, vamos a formular la siguiente pregunta.

Por Ej. “¿Te gusta algún deporte?”, “Si, me encanta el tenis”, “¿Y jugás seguido?”, “Y el fin de semana si voy a club juego”, “¿Revés a una mano?”, “Si, jaja”, “¿Y tenés un juego agresivo o jugás más a meter tipo Willy Cañas?”. Es bueno tirar este tipo de preguntas, que parecen ridículas, pero sirven para sacarle una sonrisa y ponerle una cuota de humor a la charla, para que no parezca una entrevista sino más bien un ida y vuelta, un intercambio de opiniones.

Hablemos un poco de todo, no hilemos fino en temas que la puedan incomodar. Recomiendo recordar las preguntas de rutina nombradas al principio para a partir de ahí, encaminar la conversación.

¡Cualquier opinión, sugerencia y/o crítica sobre el tema será bienvenida! ¡Dejá tu comentario!

viernes, 30 de noviembre de 2007

Maduritas (I)


Las maduras tienen algo especial. Dejando de lado cualquier tipo de atributo físico que se les pueda ocurrir, su esencia consiste en ir al frente. Después de rutinarios años de sometimiento, van a buscar la pasión en la sangre joven y adolescente. Cansadas de las promesas de felicidad y de los falsos proyectos, van a intentar divertirse como nunca antes. Ya con años de carrera, van a aplicar todo lo aprendido con alguien que no les haga planteos ni sueñe con la familia ideal. No hay mejor que el joven o adolescente para que disfruten y descarguen su ira. Si bien se las juzga y desprecia, comparándolas con el felis silvestris catus, más conocido como gato, ellas no van a tener problema en aceptar cualquier tipo de propuesta indecente. Siempre dispuestas a todo, a toda hora y lugar; afortunado será el hombre que se tope con semejante mujer y se someta a los deseos de una madurita.

Maduritas (II)


Dejando el amor a un costado, el joven pasará sus más agitadas noches en vela, intentando domar a un animal salvaje. Nadie mejor para complacer a una vieja musa guerrera, que un soldado con todas las armas listas para el combate. El joven de hormonas alteradas será el elegido para la misión. La desesperación puesta en evidencia y velozmente captada por las jovencitas, va a ser el fruto más preciado de la veterana hambrienta. Las profesoras del sexo, como las llaman en mi barrio, están cada vez más al acecho. Será cuestión de encontrar la indicada y entregarse; aprovechar las clases particulares y aprender cada vez más de estas profesionales.

Si la tuviste, ¡Contá tu experiencia con una madurita!

lunes, 26 de noviembre de 2007

¿Hasta que punto depende de nosotros? (1)


Luego de un delicado trabajo de campo, noté ciertas actitudes del sexo opuesto que me llamaron la atención y quería compartirlas con ustedes. A la hora de lidiar con la mujer, de insistir y parlotear, cada uno usa sus armas como más le convenga y lo crea conveniente. Esta quién pasa horas hablando sin resultado alguno, y esta quién en menos de cinco minutos consigue lo que quiere. ¿Qué tan hábil puede ser alguien, para conseguir en unos minutos, lo que a otros le cuesta añares? ¿Qué factores juegan en este tipo de situaciones? Seguramente muchos y la atracción física es uno de ellos. De todas maneras, es la actitud de la mujer que estuve estudiando, y su disponibilidad en ciertas ocasiones. No es precisamente el aspecto lo determinante. ¿Hasta que punto, el levante, depende de nosotros? Me preguntaba porqué hay días en los que ellas terminan teniendo sexo con un desconocido, cuando las mismas, a la semana siguiente, pueden transformarse en la figurita más difícil del lugar. Entrevisté a diez muchachas que pasaron por esta experiencia. Hete aquí sus testimonios:

¿Hasta que punto depende de nosotros? (2)



  • “A veces tengo el sí mas fácil, depende el día. Si me agarrás de mal humor cagaste, aunque hay otras veces que voy mejor predispuesta y si pego buena onda con alguno puede que pase algo”
  • “Un día estuve con un flaco millonario, muy fachero, y me le regalé, no podía decirle que no con todo lo que me había invitado, que se yo…en cambio, mi novio actual tuvo que remarla 3 meses para que aceptara salir a tomar algo con él, jaja que se yo, son situaciones diferentes”
  • “Es relativo al momento que este pasando: cuando mi novio me dejó después de seis años de relación, quedé destruida. Empecé a salir de joda con mis amigas y me bajaba a todo hombre que se me cruzara por el camino. Sabía que estaba mal, me sentía una trola, pero supongo que me levantaba la autoestima y por eso seguía. Quería ocultar mis frustraciones y no encontré mejor manera de hacerlo que teniendo sexo. Hoy ya superé la situación y antes de encamarme prefiero conocer a la persona, saber sus gustos, ideas, etc.”
  • “Hay flacos lindos que se piensan que se pueden llevar el mundo por delante y me encanta boludearlos y dejarlos calientes, total siempre tengo para elegir, los flacos se regalan mal”
  • "Hay noches que antes de salir, ya se que no voy a estar con nadie. Se trata de pasar el rato con amigas y nada más. Otras veces, sin ir muy lejos, el sábado pasado, todas mis amigas salían con los novios y yo me quedé sola en mi casa; un flaco me invitó a salir y terminé durmiendo con él en su departamento. Supongo que sentirme sola me llevó a eso, pero la pasé bien”

¿Hasta que punto depende de nosotros? (3)


¿Interesantes reacciones no? Confesiones sorprendentes. A modo de conclusión pude notar que hay factores externos que influyen: experiencias de vida, estados de ánimo, humor y ganas. Depende de nuestro ingenio saber como actuar en cada situación particular. Conseguir el objetivo puede tornarse difícil, ¿Será cuestión de tiempo? No existe una respuesta inmediata. La situación y el momento jugarán un rol determinante. Una estrategia bien planteada puede no funcionar con una mujer despechada o enamorada. Adaptarse no es tarea sencilla. Entender y seguir es la mejor opción, muchas veces el resultado es relativo y esta más allá de nuestro alcance. Habrá que esperar el momento apropiado.

Si sos mujer, contáme tu experiencia. Si sos hombre, dame tu opinión sobre el tema. ¿Por qué crees que ellas actúan así?

martes, 20 de noviembre de 2007

El consejito del día 2 - El beso en boliche ¿sirve?


Después de un delicado trabajo de campo, observamos la vulnerabilidad de la mujer y su disponibilidad a que algo pase. Es cuestión de lidiar un rato y probablemente el resultado sea positivo. Quizás un poco de histeriqueo, caricia, mirada…pero algo nos vamos a llevar. Ahora… ¿Hasta que punto sirve besar en discoteca? ¿Hasta donde importa ese contacto labial? Es un tema interesante y profundo.

La repetitiva actitud de tirar la boca constantemente, para al décimo acercamiento rescatar un besito o piquito, no sirve en absoluto. Si bien es verdad que a veces uno gana por cansancio, no estamos dejando la mejor imagen en caso de querer invitarla a salir al día siguiente. Por el simple hecho de no querer irse con el cero en la frente, algunos hacen lo imposible y se conforman hasta con el bicho más raro. ¿No es mejor hablar para caer bien y arreglar un pronto encuentro? Remplacemos la ansiedad, el aquí y ahora, pensando en un futuro cercano. A veces, intercambiar un numero de celular, puede sumar más que un beso robado. Habrá que leer la situación para ver que actitud adoptar. ¿Desesperación o austeridad? Ellas lo huelen y es difícil de disimular; apurarse no es bueno. Pensar antes de actuar, nada más.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

La entrada en calor (1)


Antes de hacer deporte entramos en calor y elongamos. Movimientos precompetitivos nos van a servir para no lesionarnos y empezar nuestra actividad física al 100%. Lo mismo sucede con el chamuyo. ¿Suena raro no? Entramos a la disco y la noche está en pañales. Poca gente, cada uno con su grupo de amigos/as, mientras algunos toman algo otros empiezan a recorrer el lugar. Etapa de reconocimiento que a veces se hace larga y se convierte en tiempo perdido. “Todavía no son ni las 3, en un rato arranco” o “Recién entramos, hay que esperar un poco” son algunas de las excusas que se suelen escuchar. ¡Esos primeros minutos son lo más importantes, donde más concentrados tenemos que estar! Cuando el ambiente esta tranquilo y la competencia ni siquiera entró en calor, nosotros ya estamos palpitando el primer tiempo. ¿Qué sugiero? Que aunque sean tiros al aire, empecemos desde temprano sin importar el resultado. Mi teoría bien podría ser criticada: es temprano y todavía las chicas prefieren estar entre amigas, hablar, bailar, tomar algo, etc. ¿Para qué intentar ya sabiendo el resultado?

La entrada en calor (2)



Porque nuestro objetivo no va a ser el contacto físico inmediato, si no simplemente un saludo, un comentario, un chiste, que ella sepa que nosotros, esa noche, estamos ahí, que fuimos a bailar a ese lugar y que estamos dispuestos a dar pelea, aquí y ahora. Una breve y temprana charla, es una inversión a corto plazo. Estoy en contra de la búsqueda desesperada de las cinco de la mañana y de la famosa “agarrada de mano”, ¿Porqué jugar en tiempo de descuento cuando el partido dura toda la noche? Terminar el dialogo con un “Bueno mas tarde te busco”, “En un rato nos vemos”, puede ser positivo…pensemos que el trabajo sucio ya fue realizado y solo queda lo mejor. Evitemos la desesperación, tan bien detectada por el sexo femenino, que no hace más que jugarnos en contra y ahuyentarlas. Hilando un poco más fino, la búsqueda empieza cuando bajamos del auto, sigue en la fila, alcanza la cúspide adentro, y termina afuera nuevamente, en el mismo lugar donde empezó todo, pero con un par de horas de diferencia y con un sol radiante pegándonos en la sien (si se puede evitar este último momento, mejor). Es una pirámide que tenemos que escalar y aprovechar la cima para dar el golpe. A medida que vamos bajando, las posibilidades van disminuyendo. ¡Manos a la obra!

¿Qué opinás de la entrada en calor? ¡Aplicála y contame si resultó!

miércoles, 31 de octubre de 2007

La técnica del caballo (I)


Que a las mujeres les gusta lo difícil no es novedad. Cuanto más inalcanzable más lo desean. Y esto no es un dato menor al momento de la conquista, del trabajo fino, del chamuyo. Llamado va, chateo viene. Algún que otro encuentro nocturno, quizás un par de roces, pero no lográs que ella se interese por vos. Te cansaste de ser siempre el primero en hablarle, “¿Acaso no le importo? ¿Está con otro?”, son algunas de las dudas que te planteás. Como la magia no existe, de vos va a depender que la situación cambie.

La técnica del caballo de ajedrez nos va a ayudar. Dos para adelante y una para el costado, así es como se mueve el equino, y es justamente eso lo que vamos a hacer nosotros. Dos bien, una más o menos. Que se confunda, que dude, que se pregunte cosas. Ya no va a ser ella la que maneje los tiempos de la relación; vamos a lograr que ella quiera saber de nosotros, que hacemos, donde andamos, con quien estamos.

La técnica del caballo (II)


Entonces… ¿en que consiste esto de hacer una bien y una mal? Hete aquí algunos ejemplos:

  • Salimos con ella un viernes y pasamos una noche maravillosa. Bárbaro, pero no le volvamos a hablar en todo el fin de semana. Recién el lunes confundámosla con un frió mensaje de texto.
  • Un cambio de planes a último momento: “Perdóname pero mis amigos no querían ir donde están tus amigas, así que estamos yendo para otro lado”
  • Desinformemos a la chica sin avisarle nuestros programas. Horarios sospechosos, mensajes misteriosos.
  • Un llamado a mitad de semana para salir a tomar algo, una noche romántica seguida de un día “con tanto trabajo y estudio que ni tiempo tuve de prender la computadora, perdóname”.

De eso se trata, de no darle todo. ¿Qué gracia tiene para ellas, saber que nos tienen servidos en bandeja? Si venimos haciendo las cosas bien, un paso en falso siempre sirve. Todas son un poco histéricas, algunas más y otras menos, usemos sus propias armas contra ellas. Obviamente hay que mostrar interés, ser atentos y caballeros, pero si se pone difícil, la técnica del caballo puede ser útil. A nadie le gusta la fácil, y menos a las mujeres difíciles…

sábado, 27 de octubre de 2007

¿Como combatir el "tengo novio"? (1)

“Todo iba bien, había buena onda, mismos gustos, hasta que me dijo que tenía novio y me fui, sentí que estaba perdiendo el tiempo” me contaba un amigo sobre una chica que había conocido. ¿Qué gran dilema, no? Darse a la fuga o seguir intentando y buscando esa remota posibilidad de infidelidad. ¿O fue una simple mentira para sacarnos de encima? Vamos por partes. En caso que la chica este de novia, no quiere decir que sea fiel. Irse sin haber intentado algo es un error que generalmente cometemos todos. Lo que primero vamos a hacer es indagar un poco sobre su noviazgo, empecemos con un simple “¿Hace cuanto están?”. Cualquiera sea su respuesta, nuestra reacción va a ser la misma, aunque con doble discurso. En caso que la chica acarree una larga relación de años, vamos a hacer comentarios como “¡Ahhh un montón de tiempo!” “¿Mucha rutina? Debe ser complicado tanto tiempo” “¿Y no estás aburrida de estar siempre con el mismo?” “¡Me imagino que la pasión se perdió hace rato!”. Claro que este tipo de exclamaciones nunca van a ser aceptadas, pero quizás creen un poco de confusión interna. “Me imagino que en tanto tiempo, alguna vez metiste cuerno…”- digamos, pensando en voz alta- haciendo de la infidelidad algo común y familiar.


¿Como combatir el "tengo novio"? (2)



En caso que la relación sea de un par de meses, no van a tardar en llegar comentarios como “¡Ahhh re poco tiempo!” “Todavía se están conociendo” “¡Es un amor muy reciente, aprovechá ahora antes de formalizar!”. Mientras tanto, sigamos hablando, como si aquel novio no existiera, no indaguemos sobre el tema. Remplacemos preguntas como “¿Que esta haciendo él en este momento?” por chascarrillos con estilo y humoradas: “¿¡Y hoy lo dejaste durmiendo y saliste de joda picarona?!”, busquemos el chiste fácil. Seguramente que la chica va a decirnos que está todo bien, que esta en el mejor momento de la relación y que nunca se le ocurriría cagarlo, pero las sonrisitas van a ir asomando de a poco; pido paciencia y tranquilidad. Después de unos minutos de charla, somos nosotros los que nos vamos a dar cuenta qué tantas ganas tiene ella de seguir hablando y qué lugar ocupa el novio en su vida. Obviamente no vamos a perder la noche conociendo a alguien, con quien sabemos que no tenemos chances.

¿Como combatir el "tengo novio"? (3)


“De día hablando con ellas en la playa, todas estaban de novias muy enamoradas, nos mostraban fotos de sus novios, etc…de noche nos las encontramos en el boliche ¡y estaban todas entregadas! ¡No lo podíamos creer!” me decía Gastón, recordando el varano pasado en Pinamar. Hasta la más segura puede caer en la tentación. Las vacaciones y la distancia pueden ayudar al momento de cometer una infidelidad. Su buena predisposición para hablar, puede ser una buena señal. Prestar atención a estos detalles es importante para hacerla caer en la trampa. Hacela creer, con sutileza, que le podes dar cosas que su novio nunca podría. Inventar una novia también podría ser efectivo: de esta manera las culpas serían repartidas y la chica no se sentiría tan responsable. Que la palabra infidelidad le suene familiar, que no lo vea como un pecado sino como una aventura.


¿Alguna pudiste contra el famoso“tengo novio”? ¡Contá tu logro! ¿Usaste alguna técnica en especial o fue tarea fácil?

martes, 23 de octubre de 2007

La primera cita (1)


Son varias las sensaciones previas a la primera cita: ansiedad, inseguridad, incertidumbre, nervios…como nos vamos a desenvolver en ese encuentro, va a marcar el camino de una relación, o quizás, lo vaya a borrar para siempre. Empecemos por sacaros un poco de presión y estar tranquilos, no va a ser ni el último ni el primer encuentro. Pensemos en pasar el rato y divertirnos.

La imagen, la vestimenta, el aspecto y el lugar al que la vamos a llevar, pueden ser definitorios en tiempo de descuento. Como cada uno tiene su onda y todas son válidas, no quiero entrar en detalles sobre moda y ropa. En cambio, el lugar que vamos a elegir, sí va a ser clave. No caigamos en la indecisión ni cometamos el error de darle la posibilidad de elección a ella. Generalmente dicho diálogo desemboca en largas charlas: “Elegí vos”, “A mi me da lo mismo, elegí vos”, “Pero a mi también me da igual, decime vos”. Aunque nuestra propuesta sea poco original, las primeras citas sirven para hablar, conocerse, tomar algo, etc. Recomiendo un bar cómodo, si es posible con sillones que pueden facilitar un futuro acercamiento, luminosidad justa y música chillout. El horario en el que la vamos a citar, no es un dato menor. Después de cenar es el mejor momento, a eso de las once, doce, no mucho más tarde. Si la cita no resulta, la posibilidad de escape debe estar siempre latente, la noche recién empieza.

La primera cita (2)


Los temas a tocar y como nos vamos a desenvolver va a ser fundamental. Si bien no es nada nuevo lo que voy a decir, lo más conveniente es ser uno mismo. Empezar a hablar de la vida, trabajo, estudios…y seguir con el amor y el sexo, sería una charla perfecta. Abordemos todo tema que creamos conveniente, aunque sin entrar en detalles. Preguntemos, pero con cautela; contemos, pero sin largar todo. Si vemos que todo va bien y si la chica nos interesa, no creo que sea necesario besar esa misma noche. Guardemos las caricias para la cita siguiente. Seguramente que todo esto va a depender de nuestro interés en ella, y de su interés y ganas, para con nosotros.

Una cita tiene diversos finales. Puede ser que todo termine en un gran fracaso: no hubo onda, conexión, intereses en común, etc. ¿O porque no coronar la mala noche con un clásico rebote? Ojo que también puede transformarse en una noche agitada y divertida, o puede ser una puerta que se abra para el futuro. Todo dependerá de cada uno. Transparencia y sinceridad, seguridad y simpatía. Es ahí que está la clave…

¿Alguna primera cita digna de ser contada?

viernes, 28 de septiembre de 2007

¿Estas de novia? Y... "algo hay" (1)


Palabra va, chascarrillo viene. Mirada va, saludo viene. Cosas que pasan en un bar y en una pista de baile. Buena onda, interesante charla…hasta que llegamos a la pregunta de rigor: “Y… ¿Estas con alguien?” “¿Algún novio que dejaste durmiendo esta noche?” “¿Algún compromiso?”. Una probable y común respuesta es el odioso: “Algo hay”. ¿Cómo interpretarlo? ¡Veamos!

Ese “algo” puede ser un futuro novio, un “dador” de los fines de semana o un simple contacto de MSN. Pero ¿que representa para ella ese alguien?, ¿que parte de su vida ocupa? Eso lo vamos a averiguar pronto… ¿está realmente interesada en él? Veamos caso por caso.

¿Estas de novia? Y... "algo hay" (2)


El caso del futuro novio es la barrera más difícil de sobrepasar. Pero esto recién empieza, no perdamos las esperanzas, pensemos que por algo todavía no formalizó, quizás sea porque no lo conoce lo suficiente, o ¿porque no inseguridad? Tomemos provecho de la situación y saquemos a relucir nuestros atributos. Indaguemos un poco más sobre el tema, preguntas capciosas como: ¿Pero porque si están saliendo hace tanto, no le ponen título a la relación? ¿Qué pasa que todavía no formalizaron? ¡¡Asombrémonos ante semejante situación!! Que ella empiece a dudar, trasmitámosle inseguridad. No confundir esto último con estupideces como: “seguro que él en este momento está con otra”, ni nada por el estilo, no nos vamos a ocupar de hablar de él. Intentemos que se interese en nosotros, que este dispuesta a conocer gente nueva, quizás no para que pase algo esa misma noche, pero quien dice en un futuro cercano. Es ella quien, si lo desea, va a salir a conocer a otro. Obviamente presentarnos con los tapones de punta nos va a jugar en contra. Así que impacientes, abstenerse. Sólo para trabajadores.

¿Estas de novia? Y... "algo hay" (3)


Ahora veamos el caso del dador. Dador es el que le hace el servicie del fin de semana, el que la hace sentir acompañada, el que le mantiene el autoestima alto; dador es con quien sale cuando las amigas salen con sus novios. Dador es quién, aunque la trate mal y no se preocupe por ella, tiene el derecho de darle. Puede ser el caso de un “ex” o de un conocido, un amigo o su primer hombre. Es un derecho que se ganó, pero no va a cumplir otro rol más que el que su nombre indica. Si el futuro novio era una barrera, el dador es un semáforo titilando, una señal de precaución; lejos está de ser un STOP. Avancemos e intentemos, no descaradamente pero con convicción. Tenemos un 50% de posibilidades…la chica en cuestión debe estar cansada que le den y nada más, busca cambiar, busca alguien que la valore un poco más… ¿Y quien mejor que nosotros para cumplir esa función?

¿Hace falta que diga algo sobre el contacto de MSN? También conocido por filito o huesito. Esa chica está muy sola, quizás tenga alguien que la busque, pero nada que valga la pena, nadie a quien ella valore. Quizá le de vergüenza decir: “Estoy sola, no tengo a nadie”, podrán inventar algún que otro fantasma que ande rondando por ahí, pero ella sabe bien que no tiene a nadie. Ella estará dispuesta a todo, no podrá disimular su desesperación y nosotros vamos a estar ahí para manejar la situación. Tomemos los recaudos suficientes para dar el golpe en el momento indicado.

Y vos mujer, ¿A que grupo perteneces? ¡¡Novias abstenerse!!

lunes, 24 de septiembre de 2007

El amor de verano (1)


Llega Enero y la costa es sin duda el lugar más buscado por la juventud argentina. Sus playas, mujeres y vida nocturna, hacen de Pinamar, Mar del Plata y Villa Gesel, los destinos más buscados. Toda relación sentimental entablada en dicha época del año va a llevar el nombre de amor de verano. ¿De que trata esta relación amorosa tan particular? ¿Cuales son sus características? Vamos por partes…hete aquí algunos de sus síntomas.

El amor de verano es engañoso y mentiroso. Nos va a hacer creer que estamos frente a la chica ideal. Imaginamos que la mujer linda e inteligente es real. Fantaseamos con que el amor a primera vista existe y que esta vez nos tocó a nosotros. Nos levantamos al mediodía y no vemos la hora de revolcarnos en la arena y compartir una tarde de besos y caricias con ella. Si vive lejos, planeamos como hacer para verla cuando todo termine. Preguntamos sobre sus actividades con el objetivo de coordinar horarios de visita durante el año. Sus amigas pasan a ser nuestras confidentes y ella el motivo de nuestras salidas nocturnas... (sigue)

El amor de verano (2)


Una simple merienda, con mate y bizcochitos, mirando el atardecer, se va a transformar en el día más romántico de nuestras vidas. Vamos a bailar temas que nunca hubiéramos imaginado con tal de compartir con ella un momento más. La chica con la que habíamos quedado seguir, a pesar de las vacaciones, pasa a formar parte del pasado…la noche de amor anterior, en la playa y bajo las estrellas, nos hizo olvidar cualquier tipo de relación previa.

Un día el sueño termina y uno de los dos tiene que regresar. Bajo la promesa de “En Bs. As. hablamos” se desarrolla una emotiva despedida. Es justamente ahí cuando el amor de verano termina. Después de haber pensado en ella en el viaje de vuelta, ponemos un pie en nuestro hogar e instantáneamente nos olvidamos de ese amor, de esa aventura, recordada con cariño pero como parte del pasado. Todo amor de verano tiene sus excepciones, aunque su esencia está muy clara.

¿Qué pensás sobre el amor de verano? ¿Es amor verdadero o una simple aventura? ¡Contame tu romance de verano! ¿Siguieron en contacto o todo terminó ahí?

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Chamuyo de auto a auto (parte 1)


El chamuyo de auto a auto es uno de los más difíciles y menos usados. No será el mejor lugar ni el más cómodo, pero es una gran oportunidad, como cualquier otra, una chance que no hay que desperdiciar. Tenemos todas las de perder y los factores que nos juegan en contra son varios: la inseguridad vial, los robos, secuestros, la distancia, la falta de contacto, la contaminación auditiva, el poco tiempo, etc. Excusas sobran. Los obstáculos pueden ser muchos, pero nada que nos impida aunque sea un intento, una mirada, un guiño, una seña. Antes de seguir me gustaría contarles una breve anécdota.

Chamuyo de auto a auto (parte 2)


Hace un par de veranos solía ir a Pinamar con mis amigos. A la medianoche nos juntábamos en la Av. Bunge para luego terminar en el conocido Ku Pinamar. Sentadito, en un bar, pude observar un gran logro, una situación algo particular. Lo vi a Mariano Martinez que iba manejando su flamante auto… delante de él, en otro auto, una chica solitaria muy atractiva. Le bastó con hacer luces y saludarla por el espejito para que la dama detenga su auto a un costado. Los dos bajaron a charlar. Luego de unas breves palabras, la chica atinó a irse con el galán al telo más cercano. El mismo Mariano, al día siguiente, me confirmó y contó lo que había pasado. Mis sospechas eran ciertas y su fácil éxito con esa mujer era innegable.

Chamuyo de auto a auto (parte 3)


En el momento me prendí fuego, pero luego pensé: ¿Por qué el si y yo no? Quizás no me sea tan fácil y tenga que trabajar un poco más duro, pero vamos a intentarlo. La mayoría de los intentos fallaron, pero no todos corrieron la misma suerte. Me gustaría compartir algunos consejos y que ustedes cuenten sus anécdotas y opiniones.

Creo que todo empieza en el semáforo, bajamos la ventanilla e intentamos llamar la atención de la mujer de al lado. Con una sonrisa le pedimos gentilmente que baje el vidrio para decirle algo. Si la invitamos a tomar un café o le proponemos un rato de relax entre tanto tránsito y caos, hagámoslo con buena onda, con actitud y seguridad. De día va a ser difícil que accedan, pero de noche no tanto…después de la medianoche la cosa cambia y la posibilidad de dialogar auto a auto va a estar más presente. Obviamente vamos a tener más tiempo que en pleno día laboral. Preguntas en semáforos que van y vienen pueden ayudarnos a levantar algo; no descartemos tirar algún papelito o tarjeta personal al auto de a lado. Hacer luces y guiños quizás pueda funcionar para detenernos un rato en la vereda e intercambiar unas palabras. Efectivamente, en estos casos, es la facha de cada uno que va a jugar un rol fundamental, y no tanto lo que uno diga o el interés que demuestre. Para terminar con mi reflexión, creo que un buen auto y una cara bonita siempre van a jugar a favor. Sino anda a preguntarle a Mariano Martinez…

¿Vos que pensas al respecto? ¿Chamuyaste de auto a auto alguna vez? ¿O sos de los que se quedan mirando sin hacer nada?

viernes, 14 de septiembre de 2007

GlaDISPONIBLE


¿Quién es el disponible o la disponible? ¿A quien me refiero con semejante sobrenombre? La respuesta es clara y concisa, pero antes veamos que dice el diccionario:

Disponible: adj. Que pueda usarse o utilizarse.

Cuando me hablan de usar y utilizar rápidamente pienso en Gladis. Ella calmará nuestros deseos cuando nosotros lo dispongamos. Nos atenderá el teléfono en el momento más inoportuno y aceptará cualquier tipo de propuesta. Gladis estará disponible las 24 horas del día; sábados, domingos y feriados. Gracias Gladisponible por existir y por calmar las ganas de muchos y muchas. Gracias por estar siempre. Hete aquí mi pequeño homenaje:

Llamado va, mensaje viene…conectado estoy ¿alguna disponible para hoy? La búsqueda se hace larga y nos empezamos a desesperar. Se acerca la medianoche y se nos acaban los cartuchos por tirar. Ya no sabemos por donde buscar y esperamos un mensaje salvador que nos pueda tranquilizar. Una no puede y la otra esta cansada, ¿otra noche sin hacer nada? Suena el teléfono y la ilusión se enciende, de nuevo mamá, que del tema no entiende. Camino sin rumbo y empiezo a reflexionar, ¿para que seguir buscando cuando es más fácil pagar? Doy vuelta la lista pero de la última ni una pista. No me resigno y sigo adelante con mi misión, mi salvación es Gladis, ¡¡acaba de iniciar sesión!! ¿Pero quien es Gladis?, la nueva en cuestión… ¡Es la disponible, la ansiada solución!

lunes, 10 de septiembre de 2007

¿Como se que me quiere dar? (en bar o boliche) 1



El miedo y la lentitud frente a situaciones límites pueden ser causa de inseguridad e incertidumbre. Sin embargo hay datos que pueden ayudarnos a decidir. Las mujeres esgrimen ciertos síntomas, gestos y comentarios, al momento del chamuyo bolichero. Para nosotros esos comportamientos y actitudes, quizás tontos e intrascendentes, van a ser importantísimos. Es a partir de ahí que nos vamos a dar cuenta si nuestro tiro puede dar en el blanco. ¿Cómo saber si somos protagonistas de sus jueguitos o si realmente tenemos una chance? No perdamos tiempo con chicas mal predispuestas y prejuiciosas. Basta de mujeres tontas que se divierten dejándonos con las ganas, conozcamos chicas inteligentes y abiertas. Hete aquí algunos síntomas y sus conclusiones:

  • Es fundamental leer como cayó la primera frase o comentario que tiramos. ¿Cómo hacerlo? Simple: si la chica se quedó mirándonos, o se detuvo y/o respondió a nuestra primera pregunta (la sonrisa es tomada como respuesta), quiere decir que tenemos que seguir remando, vamos por buen camino, empezamos con el pie derecho.

¿Como se que me quiere dar? (en bar o boliche) 2

  • Si la chica sonríe, pregunta, si sus respuestas son largas, si demuestra interés en saber sobre nosotros; obviamente estamos haciendo un buen trabajo.
  • ¡Atención con este dato! Mientras conversamos con la víctima pasan sus amigas y se acercan. Notamos que le dicen algo al oído o que a través de señas le intentan preguntar algo. ¿Qué es lo que quieren decirle? Fácil: ¿Preferís que te lo saquemos de encima o querés seguir hablando? ¿Hay onda? Si la chica se queda y deja ir a su grupo de amigas, listo el plato muchachos. Si se da a la fuga, nos veremos obligados a intentar por otros pagos.
  • No quiero entrar en detalles contando situaciones obvias aunque si me gustaría nombrarlas: cuando la chica se deja acariciar y/o no pone trabas a cualquier tipo de contacto físico; cuando nos mira y sonríe mientras comenta algo con sus amigas; cuando son ellas las que vienen hablar e inventan algo para llamar nuestra atención). A partir de estas actitudes, que pase algo o no, va a depender pura y exclusivamente de nuestra voluntad y capacidad.

¡Contame tus experiencias en la noche porteña! ¡Todas las mujeres serán bienvenidas a este blog!, ¡Cualquier dato o comentario que aporten será muy bien recompensado! ¿Cómo te diste cuenta que esa chica tenía onda con vos? ¿Que hacen las mujeres para llamar nuestra atención?

Próximamente: ¿Cómo se que NO me quiere dar?

sábado, 1 de septiembre de 2007

Historias de arrugues



¿A que me refiero cuando hablo sobre “historias de arrugues”? ¿Que considero un arrugue? Se me hace difícil definirlo en una frase. Hay muchas formas de arrugar y las situaciones pueden ser varias. Miedo a dar el último golpe, a ir por la más linda del lugar, arrugue frente al compromiso. Incertidumbre, ideas cruzadas e indecisión, son algunas de las sensaciones que podemos llegar a sentir en momentos decisivos de la noche. La famosa frase “me dormí” se podría relacionar con este tema; a propósito: ¿Cómo saber cuando nos dormimos? Las situaciones pueden ser varias:

  • Estuvimos bailando toda la noche con la misma chica, había buena onda, chascarrillo va, sonrisa viene…y simplemente nos atinamos a pedirle el teléfono cuando la noche pudiera haber tomado otro rumbo.
  • Recorriendo la pista y el lugar, vamos hablando con las chicas presentes, hasta que nos topamos con ese cuerpo escultural con rostro de muñeca con el que soñamos la noche anterior. En ese instante nos quedamos sin habla, sin nada para decirle y nos conformamos con mirarla. Mientras fantaseamos comentando con los amigos lo bella que era. Actitud fea y oportunidad perdida.
  • ¿Qué puede pasar cuando la mujer toma las riendas y es ella la que quiere “encamarnos"? Justamente ésta actitud, para algunos intimidante, puede ser motivo de arrugue. Susto y extrañamiento de la situación, puede llevarnos a rechazar a esa mujer en llamas, que simplemente lo que quería era un poco de sexo y amor.

¡Contame tu arrugue! ¡Sin miedo, que todo arrugamos alguna vez!

domingo, 26 de agosto de 2007

En las fiestas de música electrónica (parte 1)


Si alguna vez fueron a una fiesta de música electrónica sabrán de qué les hablo. El DJ toca su música arriba de la cabina y la gente baila en la pista. Se respira un clima festivo, donde casi todos buscan pasarla bien, cada uno a su manera. Simplemente se trata de dejarse llevar por la música y bailar toda la noche. El grupo de amigos que concurre a estos eventos, intenta encontrar un lugar fijo y cómodo en la pista para poder disfrutar de la música y moverse libremente.

Hete aquí que surgen varias preguntas: ¿Cómo hacer para encarar a la chica que nos gusta cuando la mayoría esta en la “suya”? ¿Cómo acercarse? Los códigos que se manejan son otros. No es un lugar donde la gente vaya con el objetivo de “pescar” algo o sacar algún teléfono. Se va específicamente a bailar y el público va a escuchar al DJ.

Dejando de lado cualquier otra actividad que se pueda realizar en un evento semejante quisiera meterme de lleno en las técnicas de levante, o simplemente concejos específicos para dichas fiestas. Me molesté en preguntarles a varios amigos y amigas que concurren seguido a boliches electrónicos y muchos coinciden en ciertos puntos. Milena me decía: “yo creo que en la movida pasa todo por el tema de los mimos, y esas cosas, o de conectarte bailando con alguien.”; mientras Paola me comentaba algo parecido: “yo pienso que es conectarte con la minita, jugar con ella, bailar! que a eso vas al boliche/fiesta ; miradas, sonrisas y demás gestos, a pleno, regalarle algo lindo (un pin de algo que les guste a las minitas o una golosina copada, o crema)”...SIGUE

En las fiestas de música electrónica (parte 2)


...No es raro que en un ambiente donde la droga cobra bastante protagonismo, se utilice a veces como motivo de charla o como excusa para interactuar con el sexo opuesto: ¿Me convidas? ¡Proba esta que te deja re loca! ¡Como me pegó! E innumerables comentarios que reflejan diversos estados y momentos. Sin embargo, esta técnica puede fallar: “.si hay algo que me fastidia bastante es que venga un flaco y, para sacar tema, me pregunte que tomé, o de una arranque con la contabilización de lo que tomó o dejó de tomar...todo bien! pero noooo!” me contaba Rocío, que recuerda la primera vez que fue a Pacha con nostalgia y melancolía. Por último me pareció interesante la respuesta de Tamara; “si mirás y te conectás ahí te das cuenta si hay o no hay feeling. No es que hay una técnica de levante, ni mucho menos, se trata de actitud...”. Concuerdo con la opinión de Tamara, creo que todo pasa por la onda y la actitud. Conectar bailando, acariciar y sentir, disfrutar la música de a dos, mirar y seducir. Ahí esta la clave.

Debido a la gran popularidad que cobró esta música en los últimos años, mucha gente nueva se acercó a discos electrónicas. Hoy en día, al ser un movimiento con un público nutrido de gustos y pensamientos tan distintos, podemos encontrar desde la actitud de chamuyo mas rara, hasta la más tradicional. Sin embargo, y sobretodo para los verdaderos amantes de la música electrónica, hay sentimientos y experiencias únicas que solo los fanáticos podemos vivir, entender y sentir en una pista de baile…

miércoles, 22 de agosto de 2007

El consejito del día 1


Abro esta nueva sección, con el objetivo de dar algunos consejos y sugerencias para facilitar el contacto en ciertos lugares donde no acostumbramos hablar. Obviamente cualquier idea o anécdota vuestra, va a sumar para adquirir nuevos conocimientos. Cuántas veces nos habremos cruzado en la calle, en el tren o colectivo, mujeres de otro planeta; simplemente atinamos a girar la cabeza y a quedarnos mirando, sin hacer absolutamente nada, alimentamos la vista por unos segundos y seguimos camino. El piropo o elogio no nos va a llevar a ningún lado; el teléfono no está escrito en sus ojos, así que descartemos el clavado de mirada. Si alguna vez hiciste algo parecido, que no pase nunca más; juramentémonos no volver a repetir una actitud semejante. ¿Qué hacer ante este tipo de situaciones? Para eso abro la sección: El concejito del día.
Voy a empezar con algo simple, corto, básico, pero efectivo. Estamos en el colectivo o en el tren y vemos una chica que nos gustó. Tenemos poco tiempo ya que estamos por llegar a destino. Sacamos el boleto y rápidamente le escribimos un mensaje con nuestro mail o teléfono. Asegurémonos que haya existido un breve cruce de miradas previas. Antes de bajar, pasamos por donde esta ella sentada, y cariñosamente le dejamos nuestro boleto con un mensaje provocador, misterioso, gracioso, alocado, improvisado. Un mensaje que la incite a contactarnos. ¿Qué se les ocurriría poner? ¡Intentémoslo! Probar no cuesta nada. Yo ya dejé el mío...

lunes, 20 de agosto de 2007

Confessions on a dance floor


Recorriendo algunos foros y blogs, noté un pedido generalizado del sexo masculino reclamando la fórmula para levantar mujeres. Muchos preguntan e intercambian frases de inicio y otros cuentan sus exitosas andanzas en los boliches. “Me cuesta empezar a hablar con las chicas, me trabo y no se como acercarme,” comentaba Sebastián Calzoni, de 21 años, en una conocida página de Internet. Los comentarios no tardaron en llegar y cada usuario dejó su mejor anécdota:


-Yo le decía a las minas que trabajaba en la tele, y cuando me lo negaban caía un amigo que decía ¡¿vos no sos el que trabaja en la tele!? (Radek Stepanek)

-Les preguntaba: ¿Querés sexo de calidad? Cuando me devolvían una sonrisa y no se iban es porque ya era fija (Nicolas Wajnfeld)

-A veces hablo en inglés haciéndome el extranjero para levantarme minas (Francisco Lombán)

-Me hago el astrólogo y le digo cosas que le pasa a todo el mundo como "sos una persona que le cuesta mostrar lo que tiene en el interior" o "sos de poner más la oreja por los demás antes que sacar tus problemas" (Kung Lao)

-Les pregunto "Disculpá, ¿no sabés cuanto cerró el dólar? (Rocco Siffredi)

-Si me paro con un trago en la mano y veo que una mujer me lo está mirando le digo "¿Te quiero convidar y vos? (Jonathan De Becker)


Yo me pregunto si realmente importa qué se diga, o si el cómo es más importante; creo que la actitud y simpatía es lo que cuenta. No hay una fórmula, sino que hay espontaneidad e inteligencia. Si bien lo primera impresión, el aspecto, la facha, son importantes, los temas sobre los que vayamos a hablar van a abrirle la puerta a la segunda parte de la relación. Decisión y seguridad van a ayudar a decidir, van alejar el fantasma del rachazo y del rebote; de nosotros depende completar la misión.

Sin embargo, después de haberle preguntado a varias, no todas las mujeres opinan ni se conquistan igual, pero sobre eso voy a hablar en otra nota. ¿Usás alguna técnica en especial? ¿Sos de decir lo primero que te salga o vas con algo predeterminado? ¿Crees que “la parla” es fundamental o pensás que el aspecto es más importante?

viernes, 17 de agosto de 2007

¡¡Basta de pedir MSN!!

Cuando conocemos a alguien en un boliche acostumbramos a pedirle el MSN. Lo anotamos en el celular y seguimos nuestra búsqueda. Si la chica era linda y simpática nos vamos contentos a casa para buscarla y esperar que se conecte. “Aunque sea saqué un MSN”, le comentamos a nuestros amigos.

Pasa un día y nada, pasan dos días, notamos que nos autorizó, pero no la vimos conectada; recién al tercer día podemos cruzar unas palabras, aunque no muchas porque justo se estaba yendo…Así pasó una semana y todavía no tuvimos oportunidad de charlar con la misma onda que lo hicimos aquella noche que la conocimos. Si la chica realmente nos gustó, nos empezamos a preocupar: ¿Habrá visto mis fotos y no le habré gustado? ¿Me habrá dado el MSN para sacarme de encima? Después nos mentimos a nosotros mismos y nos consolamos pensando: “Bueno, seguramente estará estudiando mucho y no tendrá tiempo de conectarse”…Como si no tuviera dos minutos para ir a la computadora y hablarnos, por favor! Con el tiempo y varios estados no disponibles se va perdiendo contacto hasta que somos agregados a esa extensa y odiosa ignore list. Es hora de aceptar que perdimos parte de nuestra noche con alguien a quien no le interesábamos.

CONCLUSIÓN: Basta de pedir MSN en boliches y bares. Las mujeres lo usan de freezer: nos dejan en sus listas de adorno. Cuando se sienten solas nos hablan e histeriquean un rato, pero después el pibe que nunca les dio bola aparece, y nosotros volvemos a lista de espera…¡¡Hay que pedir Teléfono!! Pongámonos estrictos y no nos conformemos con una simple dirección de e-mail que no sirve para nada. No queremos esperar que ella se digne a darnos bola, o a que este completamente sola, para aceptar nuestra invitación o propuesta. Sin perder más tiempo la llamamos a mitad de semana para arreglar lo que sea; a las mujeres les encanta decir que no por MSN, es fácil y divertido. No les hagamos el trabajo más fácil de lo que ya lo tienen. Ganemos tiempo o el tiempo acabará con nosotros.

martes, 14 de agosto de 2007

Me cuesta pegarle al arco y definir


¿Como saber cuando es el momento justo para dar el último golpe? Pasar de la charla al beso a veces se puede tornar complicado, más si nos cuesta tomar esa decisión donde nos jugamos todo o nada. Miedo, presiones, inseguridad, incomodidad; hay varios motivos que nos impiden dar el paso final.

En la primera salida intentamos conocer a la mujer, tomamos algo, conversamos sobre la vida, el trabajo, y después de un par de horas la devolvemos a su hogar. ¿En que momento conviene tirarle la boca y no quedar desubicados? ¿Cómo hacerlo si nos cuesta “definir”? Un viejo amigo me dijo: “esas cosas se dan solas”… yo creo que en parte es así y en parte tenemos que buscar que se den. Buscar el contacto físico, el abrazo cariñoso, la caricia de rostro, el besito en el cuello. Elijamos un bar oscuro, bien ambientado, pongámonos cómodos en unos sillones y al acomodarnos procuremos no mantener tanta distancia de nuestro objetivo. Esto en una heladería sería realmente complicado. No podemos arrojarnos encima de ella si estamos hablando de sus problemas familiares. Hay que encontrar un momento, donde los dos estemos en confianza y relajados. Hablemos de sexo sin prejuicios, de amores y de actitudes de cada uno frente a estas situaciones. Hagamos que el sexo no sea tabú sino natural. No vamos a empezar preguntando si autopista o colectora, pero podemos preguntar que tipo de besos le gustan, si es de ir al frente o si es de esperar, que es lo primero que le ve a un chico, etc.…a medida que avancemos las preguntas pueden ir subiendo de tono, todo depende como se vaya desarrollando la charla. Unas caricias en el pelo, miradas que van y vienen, un poco de buena onda y listo. ¿Parece fácil no? Pero no siempre se dan las cosas perfectas, las presiones pueden jugar en contra, la ansiedad y el miedo. Será cuestión que entremos en confianza; el amor y el sexo nos van a ayudar a aproximarnos. No siempre es necesario el clásico elogio, aunque a veces viene bien siempre y cuando no abusemos de él.

Hay otros planes si la situación o el lugar no dan para la acción. El plan B es el auto y el famoso beso de despedida, son 2 o 3 minutos que dejan abierta la posibilidad de un segundo encuentro, quizás mas fogoso y pasional. Ante la inseguridad también podemos insinuarlo: “¡Me imagino que me vas a despedir como se debe!”. En una discoteca puede resultarnos más fácil, pero eso lo voy a tratar en otro informe más adelante.

Tampoco nos conviene forzar la situación ya que no besar en la primera cita no es la muerte de nadie, pero que en la segunda no pase lo mismo, ahí la chica nos puede tildar de “lentos”, con toda razón, y rechazar la propuesta siguiente, con más razón todavía. A veces quedamos bien si no intentamos nada la primera vez; es algo que les da más ternura a algunas mujeres, alimentada por el comentario de sus amigas. En un boliche podemos quedar mal tratando de tocar partes intimas, quizás sea más fácil y placentero tocarlas al día siguiente y en un lugar privado. Paciencia, no desesperarse ni tampoco dormirse. La primera salida es una primera impresión, de nuestras actitudes va a depender que haya una segunda vez. No pensemos en el momento de besar, disfrutemos cada segundo de la charla. No nos dejemos influenciar por los comentarios de los amigos envidiosos como: “¿La llevaste a su casa y no te la garchaste?” o “¿Toda la noche hablando en el bar y no te la llevaste a un telo? Oídos sordos a todos ellos. Mostrémonos seguros y relajados, que vamos a lograr nuestra misión primordial. No dejemos pasar el segundo de silencio de las tres de la mañana ni el cruce de miradas, es ahí donde damos el golpe. Ganar o perder es relativo, lo importante es dejar todo.

lunes, 13 de agosto de 2007

En la facultad también (parte 1)

TODO SIRVE

¿Cómo hacer para hablar con la cantidad de chicas que se nos cante y no quedar escrachados? ¿Cómo jugar a varias puntas? ¿Cómo hacer para que la “compañera de la facu” se transforme en “el garche de los fin de semana”?

Lo primero que hay que tener en cuenta es cómo nos vamos a acercar y con qué propósito. Sugiero que las primeras clases no hablemos tanto y nos vayamos dando a conocer de a poco. Pidamos apuntes, consultemos las dudas acerca de la bibliografía (si no tenemos, inventamos), contemos en que materias nos anotamos, cuáles rendimos. Intentemos sentarnos al lado de ella, ofrezcamos nuestra ayuda y lleguemos temprano a la clase para tener unos minutos de charla con las compañeras, aprovechemos cada segundo, cada chiste de la profesora para reírnos con ella, cada tema para debatir y confrontar.

En la facultad hay varias clases de mujeres, cada grupo va a tener actitudes y preferencias diferentes. Empecemos por las solteras, que a los veintipico de años no consiguieron nada y mueren por ponerse de novias. Nos van a hacer creer que “están bien así”, que están disfrutando de la vida, que nunca jodieron tanto, etc. Quizás sea verdad, quizás no, seguramente no es lo que buscan. Ellas sueñan con encontrar al hombre ideal. Esas se van a enamorar del primero que les diga te quiero. Obviamente todas sus amigas salen viernes y sábado con los novios y ellas se tienen que conformar con el Chat. A veces hacen reunión de solteras, ven una película en DVD y se divierten criticando los noviazgos de sus amigas: “Hace todo lo que él dice por miedo a que la deje”, “Él la debe cagar cada vez que sale con los amigos”, “Desde que se puso de novia no sale más”. Claro que lo hacen de envidiosas porque les encantaría tener una compañía. De vez en cuando tienen una alegría aunque no de la forma en que les gustaría, un “touch and go” digamos. Cansadas de que las usen durante toda la adolescencia se van a enamorar de lo que encuentren, la desesperación las va a llevar a eso. ¿Que mejor que una chica desesperada para calmar nuestra calentura? Pero cuidado, no es tan fácil y placentero como parece…Generalmente son todos bagallos. Por eso a ellas las vamos a dejar para el segundo cuatrimestre. Aunque si acarreamos una mala racha, también pueden ser útiles y fieles compañeras.

Contáme si le diste a alguno de estos bichitos de la facu… ¿Dónde fue? ¿Qué verso le metiste? ¿Fue tan fácil o tuviste que laburar unas semanas?

domingo, 5 de agosto de 2007

Chamuyo callejero en pleno día



Cuando caminamos por la calle vemos pasar hermosos cuerpos. Desde la vieja operada que sale del gimnasio hasta la secretaria que camina por el Centro. La colegiala que estudia a la vuelta de casa, la volantera de Cabildo que ofrece descuentos para hoteles alojamiento, la promotora que te da de probar el perfume; nos gustaría darle a todas. Fantaseamos y viajamos con la imaginación. Pensamos hasta la situación más insólita e imposible. Pero como hacer para acercarnos e intentar entablar una primera charla, un comentario que lleve a una respuesta por parte de ella. Es difícil que la mujer se detenga para hablar en la calle con un desconocido, casi imposible, pero de todas formas, con intentar no perdemos nada. En primer lugar la imagen es importante, la buena presentación frente a esta posible situación es lo primero en lo que se va a fijar la mujer. Es fundamental, y esto no me voy a cansar de repetirlo, que no se huela nuestra desesperación. Jamás tirar un elogio ni piropo en la calle si realmente queremos que nos vaya bien. Empecemos con un comentario de algo que esté sucediendo en ese momento, un hecho cotidiano o simplemente una pregunta que de pie a una primera charla, sin importar la temática. Un chiste o chascarrillo tampoco viene mal, siempre y cuando no caiga desubicado.

“Cómo tarda el bondi, estoy acá esperando hace media hora y no vi pasar uno” (con cara de “no lo puedo creer”, actuando un poco la situación): la chica probablemente responda con una frase breve (“si, es una vergüenza”), o quizás haga un gesto de disconformidad. Es importante el modo en que tiramos esa primera frase, tendremos que hacerlo con gracia y seguridad si queremos dar una buena impresión, y que no parezca que nuestra única intención sea el chamuyo. Obviamente no puede quedar todo en esa vaga queja sino que rápidamente tenemos que seguir el hilo de la conversación. No importa que al principio parezca que estemos haciendo un monólogo y que a nuestras preguntas o comentarios la chica responda con un simple monosílabo. Sigamos hablando, que quizás a la tercera pregunta ya se suelte un poco y podamos abordar otros temas. Intentemos llevar la charla hacia la vida cotidiana, a que se dedica, si tiene novio, etc. Un número de teléfono sacado en parada de colectivo, es algo positivo y es un buen primer paso para empezar con nuestro trabajo.

Claro que se pueden hacer otro tipo de exclamaciones.

· “¡Que deportista esta chica que sale a correr a estas horas de la mañana!”. (Con cara de sorprendido y sonriente al mismo tiempo). Una vez que nos tenga visto, ya que todos los miércoles nos la cruzamos por la misma esquina, intentemos saber algo más sobre ella.

· “¿Una mujer sola tomando un cafecito en un bar? ¿Necesita un poco de compañía quizás? Algún hombre que pueda escuchar sus problemas...Digámoslo con humor, sonriendo. Probemos ser comprensivos y espontáneos. Sorprendamos pero actuemos con normalidad.

Estos comentarios surgen de nuestra propia imaginación y percepción. Hablemos con confianza y seguridad. No caigamos en la común y en lo aburrido. La mujer busca al hombre divertido, seguro de si mismo. Por más que hayamos dicho un a estupidez porque no se nos ocurrió algo mejor para tirar, digámoslo seguros y que suene convincente. A veces vas convencido a decir algo y en el momento en que miramos a los ojos a la chica se nos pone la mente en blanco, no sabemos por donde empezar, transpiramos. Intentemos que sea un episodio natural y cotidiano.

¿Chamuyaste en la calle alguna vez? Contame tu experiencia ! !

jueves, 2 de agosto de 2007

Chamuyar es un arte


Las mujeres ocupan un lugar importantísimo en nuestras vidas. Para algunos, todo gira alrededor de ellas; para otros, sirven apenas para pasar un rato. Están quienes las eligen para pasar el resto de sus vidas y quienes las van cambiando. La necesidad y obsesión del hombre por el sexo opuesto y el constante deseo de llamar su atención, son fenómenos sociales.

Estar caminando y buscar esa mirada cómplice de la mujer desconocida que nos cruzamos en la calle, nos pasa a todos. ¿Que estará pensando ella? Quizás nos desvista con la mirada como lo hacemos nosotros , o tal vez, ni nos registre. Nunca lo vamos a saber. Sí podemos probar, intentar, jugar nuestras cartas para seguir caminando por la vida con la conciencia tranquila y con la seguridad que hicimos todo lo posible para lograr nuestro cometido. Si no nos fue bien, no pasa nada, pero estemos seguros que no haya quedado ningún “tirito” por tirar. Siempre nos vamos a encontrar con una más linda, más inteligente, más mujer. Cuando pensamos que nos enamoramos de la chica más hermosa, salimos a bailar y vimos a otra. Cuando nos cortó nuestra novia y creímos que nunca más ibamos a encontrar a alguien como ella, conocimos a una igual de dulce e inteligente, pero con el doble de tetas y con el culo todavía más parado. Ninguna relación es el fin del mundo ni un rechazo es un fracaso. Todo servirá para aprender y no volver a cometer los mismos errores.

Muchos tienen miedo a hablar con la mujer que tanto desean, miedo al rechazo o simplemente timidez. ¿Quién no sintió mariposas en la panza alguna vez? Pero todos necesitamos de una chica que piense en nosotros, que nos den unos besos, una agradable compañía, o simplemente una disponible, para cuando tengamos ganas… Hay mujeres fáciles, histéricas, rápidas, interesadas, vuelteras, pesadas…para todos los gustos.

La conquista es, sin duda, lo más importante, o “el chamuyo”, como prefieran llamarlo. La primera impresión es clave. ¿Cómo hacer para que la chica se detenga a hablar y no siga de largo? Obviamente no hay nada universal ni infalible en el tema. Lo que sí hay son algunos trucos o comentarios que suelen caer bien; lo natural, lo cotidiano, el buen humor, lo no forzado, el chascarrillo, lo apropiado, lo no desubicado.

¡Empecemos contando nuestras experiencias! En la calle, en la facultad, en el tren, en el colectivo, en el boliche, en el trabajo, en un semáforo... Cada uno tendrá técnicas diferentes. La intención es compartirlas, aprender y reirnos de nosotros mismos.

viernes, 16 de febrero de 2007

Que la pasen bien

Abro el blog para escribir sobre temas de mi interés donde todos podamos discutir, dar nuestras opiniones, debatir, criticar, etc. Saludos!